Caperucita Violeta

Son las seis de la mañana. No importa mucho si hace frío o calor. Sólo se diferenciará en las capas que lleve su uniforme. Se viste para matar. Como en un ritual maldito. No importa mucho si es jueves o domingo. Sólo se diferenciará en si lleva encima la juerga de anoche o el cansancio … Continúa leyendo Caperucita Violeta

Sorprendentemente fácil.

Me sorprende la blandura de la carne. Aprieto y estoy tan absorta en el filo que no siento. Veo cómo una fina linea roja se marca. Me asusto. Aflojo la mano. Qué fácil va a ser, más de lo que ni remotamente me imaginaba. En las historias, en las tragedias literarias, siempre hablan de angustia … Continúa leyendo Sorprendentemente fácil.