Si pudiera la describiría…

8 de marzo de 2011 a la(s) 13:46
Se levanta temprano, no ha dormido todo el sueño seguido porque tiene muchas cosas que organizar. Oye toser a mi padre, habrá cogido frío. Se levanta siempre de buen humor. Dolorida, comprimida en sus quejas pero sonriente y dispuesta. Si la vida se pasa con ella, su rostro se esconde, escapan sus ojos hacia dentro pero nadie nota ese viaje. Se oscurece. Siempre le duele algo, sus vértebras, sus riñones, sus huesos todos que parece que se cambian de lugar sin pedir opinión a la dueña. Pero ella siempre está dispuesta. Se acuerda de ti y tararea una musiquilla alegre que no empieza ni acaba nunca, siempre diferente, siempre igual. Está contenta. Su casa limpia, sin mota de polvo, su cocina humeante, de esas que congregan allí por pequeñas que sean y que invades según entras por la puerta, tengas dos patas o cuatro. Está satisfecha. Come de esto, mira que se acaba, mejor de esto que se enfría, ¿has probado la ensalada? ¿Quieres fruta? Tienes que comer más fruta. Espera que te traigo la cerveza. Siempre es ligera, tiene casi ochenta años pero no se le escuchan los pasos. No posa los pies en el suelo, no vaya ser que moleste en la siesta. Se rompe de amor por dentro pero no lo exterioriza no sea que invada tu espacio. Siempre te va a querer, te portes como te portes. Ella no puede evitarlo y tampoco querría aunque pudiera.

No es sobrenatural, no es una creación fantástica. Es sólo mi madre, la mujer más fuerte y valiente del planeta, la que ha vivido una vida pequeña sin que se quiebre un sólo lamento en su voz. La mujer que limpia su casa y cuida su familia, la más generosa del mundo y la que menos pide. Elegante y chiquitita, risueña, inofensiva pero firme. Defiende sin un ataque, protege sin violencia, ama sin rechistar y nunca se reivindica. Si la elevas, se evapora, si la abrazas, se rompe. Ha dado todo lo que es. Jamás se le devolverá todo lo que merece.

Ella es la MUJER, en ella estamos todas. Ella es la esencia de la que surgimos las que gritamos, luchamos, nos enfadamos y peleamos. Ella nos mira complaciente y nos pide calma, serenidad y paciencia. Ella es la Tierra pero también es mi madre.

Anuncios

Dime, dime, no te cortes, pero no me rayes ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s