Sorprendentemente fácil.

Me sorprende la blandura de la carne. Aprieto y estoy tan absorta en el filo que no siento. Veo cómo una fina linea roja se marca. Me asusto. Aflojo la mano. Qué fácil va a ser, más de lo que ni remotamente me imaginaba. En las historias, en las tragedias literarias, siempre hablan de angustia y terror. De locura. A mi me ha resultado sorprendentemente fácil.

Está bien. Tomo nota.

Dime, dime, no te cortes, pero no me rayes ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s