Hoy me apetece contar los contrastes que me abofetean para bien o para mal en el contacto social con la gente. Relacionado con mis amistades perrunas, pero que se puede extrapolar a la especie humana en solitario sin problemas.

La primera bofetada fue positiva, una gozada. Una abuelica paseaba con su amiga y su perreta atada, caminaban tranquilamente hasta que mi progenie se acercó a saludar. Ella me pidió que los cogiese y yo le dije que por supuesto, pero que estuviese tranquila que eran gente de paz. A lo que ella, mientras tanto, comentaba con su amiga… «están castrados, estos dos son machos y están castrados», y ya, dirigiéndose a mi, me dijo, «están castrados pero es igual, porque la huelen y saben…»  Llena de alegría por haber encontrado de nuevo el sentido común y la sabiduría popular le espeté ¡USTÉ SI QUE SABE, SEÑORA! Y me llevé a mis chicos, más ancha que pancha pensando… OJALÁ TODA LA GENTE RECUPERASE LO QUE SABÍA DE LA ESPECIE CANINA!!!! (sin perjuicio de tantas cosas que sabemos ahora que de nuevo nos están conectando a ella, evidentemente)

La segunda fue una hostia, no muy fuerte, las he recibido peores. No deja de sorprenderme en cualquier caso, cómo algunas personas ven a las criaturas de otras especies como engendros incomprensibles y sucios. Salía yo de mi portal con mi enano tan pizpireto porque íbamos a dar su acostumbrado paseo mañanero, cuando un vecino que entraba desde la piscina se abre la toalla justo delante de mis narices, para recolocarse las carnes, provocando los ladridos de sorpresa de Chew (yo fui más comedida y no dije ni MU). Le digo, «Pedrito (tb le llamamos Pedrito), tranqui hijo que es el vecino». Y el vecino me pregunta que si le llevo a hacer sus cosas. (Quiere decir que si voy con mi perro a que haga sus necesidades, no aprovechemos la confusión de la ambigüedad de mi prosa) «Claro», le contesto, «y a darnos un paseo». A lo que, un poco ensimismado pregunta: ¿pero no se mea ni se caga en casa? Se me pone cara perpleja de emoticono de whatsapp y contesto, desde luego que no, no le gusta manchar su casa (en vez de soltar un más apropiado: ¿te meas y te cagas tu en tu sillón mientras ves la TV?). Y sigue admirándose: ¡entonces has hecho un trabajo excelente educando a tus perros!

Me queo muerta. Y me voy.

Este señor no ha tenido nunca animales en casa y si ha visto alguno ha sido cerdos en cochiqueras, muertos de asco, hacinados y embadurnados por obligación en su propia excreción.

Dime, dime, no te cortes, pero no me rayes ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s